domingo, 27 de enero de 2019

FUIMOS (… o cómo referirme a lo que intentamos ser)


FUIMOS
(… o cómo referirme a lo que intentamos ser)

Recuerdo nuestros excesos literarios en la cama. Nos repaso deformando nuestras áureas proporciones.

Sin llaves. Nos abríamos con candidez por vivir a golpes de “te quiero”. Pero la realidad fue como la vida: nuestra única fiesta fue la previa.

Y ahora te digo que tenemos que vernos; con más tiempo y menos cabeza. Sin acuses de envidia.

Nota: no volver a memorizar contactos.



Vídeo y texto originales de Oddey registrados en Safe Creative.
Música: Danse Macabre -Isolated Harp de Kevin MacLeod

miércoles, 12 de diciembre de 2018

PICADA Y AFILADA (… o cómo contarte en qué te he convertido)


PICADA Y AFILADA
(… o cómo contarte en qué te he convertido)

Ingenio ilusiones con las que poder asaltar experiencias. Engaño con versos y seduzco con vendas.

-Tú tan de Rufus y yo tan de Kutxi Romero -suelo comenzar-. Aún esnifo tu olor en mi barba.

-Es también un legítimo acceso a mi corazón -mascullaste antes de agarrarme violenta la nuca y abrirte de piernas.

Y es que apenas tengo ya consciencia de aquella época en la que madrugaba sólo por ver amanecer.

Los psicofármacos me hacen ser aún más miserable, por lo obsceno del olvido. Y mi alma pervierte su nueva dentadura. Más afilada. Más picada.



Vídeo y texto originales de Oddey registrados en Safe Creative.
Música: Prelude No. 20- Chris Zabriskie

domingo, 4 de noviembre de 2018

CON ROSTRO AJENO (… o cómo comprendernos con aquella enfermedad del alma)

CON ROSTRO AJENO
(… o cómo comprendernos con aquella enfermedad del alma)

Entró a su alcoba. Miró su retrato y comprobó que sus ojos no tenían reflejo. Que ya no eran suyos. Estaba sola y hacía frío. Ese inconfundible frío.

Podía percibir cómo su respiración envejecía ante la ausencia de su propio recuerdo. Sus movimientos ralentizados, sus brazos pesados; ni tan siquiera el silencio revelaba su nombre.

Sintió que convivía con extraños que no habían sido invitados. Que la observaban inmóvil, sin compensarle la mirada.

Su respuesta fue pasiva, esperar al infinito. Volver en bucle a la cama. Con el rostro cambiado. Por imperativa afonía.


Y confió su extraña y nueva existencia al amor de aquellos que le confesaban ser “los suyos”. Decidió creerlos y abrazarlos. Al menos una vez al día; todos los días.


Vídeo y texto originales de Oddey registrados en Safe Creative.
Música: Prelude No. 18- Chris Zabriskie

lunes, 24 de septiembre de 2018

ROBAR HISTORIAS (… o cómo ignorar no tener una propia)

ROBAR HISTORIAS
(… o cómo ignorar no tener una propia)

No tengo claro si llueve a lo lejos,
o si el sol se abre paso entre las bardas,
Tú corrientes de agua fresca me guardas;
Yo ilusiones trenzadas con reflejos.

Alma en cuatro entrecortados cortejos,
en cada grieta de las formas pardas.
En cada noche mientras tú me aguardas,
Finjo soflamas sobre tus complejos.

De todos los cuerpos robo una historia;
en cada océano repongo mis sales.
Presumo de ser leyenda aleatoria.

Desairamos nuestros vicios carnales.
Presumimos de nuestra evacuatoria.
Derretimos nuestros deseos duales.




Vídeo y texto originales de Oddey registrados en Safe Creative.
Música: Prelude No. 20- Chris Zabriskie

miércoles, 29 de agosto de 2018

SOÑAR CON ALGO PARECIDO A TI (… o cómo enfrentarse al olvido)


SOÑAR CON ALGO PARECIDO A TI
(… o cómo enfrentarse al olvido)

Camino solo, donde nadie me ve. Calculo con los dedos cuánto hace que no te siento. Aprecio la ingravidez de los domingos. Me invado de la provisionalidad que te dejé. Y pienso que, desde que no estás, me gusta el sol. Ya ves…

Sigo soñando contigo porque es la única forma que tengo de saberte. Pero hace demasiado que entiendo que eres sólo una versión por mí distorsionada; tanto como nuestra historia.

Ni tan siquiera dormido me reconozco en tus gestos, que ya nunca fueron alegres. Hasta en espejismos he logrado volver a perderte.

¿Te acuerdas? Presumía de colgar fotos en cajas de zapatos cuando tú me hablabas de redes sociales. Al final, ni una cosa ni otra. No tenemos recuerdos. No te conservo.

Y, desde que sueño con algo parecido a ti, entiendo que los náufragos necesiten amigos invisibles.


Vídeo y letra originales de Oddey registrados en Safe Creative.
Música: Prelude No. 18- Chris Zabriskie

AMOR CONDENSADO (… o cómo disecar tus mejores noches)


AMOR CONDENSADO
(… o cómo disecar tus mejores noches)

Existe el miedo de que cualquier experiencia única, de segundas, se nos torne mundana. Por eso elegimos vivir historias de amor condensadas.

Pude haberte invitado, pero sabía que no te quedarías. Los “hubiese” suelen ser algo maravilloso. Y, en cualquier caso: lo que fue, así fue.

Porque de las quinientas formas de querer que esa noche me ofreciste, sólo te elegí a ti.

Y es que las únicas soledades que en la vida admitiría -aún folladas- son las de un beso con cabeza, siempre en orden. Tú primero; luego todo lo demás.


Vídeo y letra originales de Oddey registrados en Safe Creative.
Música: Prelude No. 20- Chris Zabriskie

viernes, 8 de junio de 2018

LIBRE (… o cómo entender que quiere que la quieran viva)


LIBRE
(… o cómo entender que quiere que la quieran viva)

Desconocía la intrahistoria de la palabra misoginia; hasta que ante mí brotó en el tintineo de su mirada, una mirada que imaginaba eternamente punzada.

Me sumergió en la profundidad de unos ojos que tenían prohibido expresar sentimientos. Un patriarcado en carne viva desmembró su felicidad.

Me contó que hay quien busca en la noche familias de segunda mano con injusta desaprensión.

Por eso siempre reproducía la misma pasión censurada. Intentando expulsar heridas, fallas y sexuales clausuras.

Me dijo que su emoción involuciona; que sólo es costumbre y que por obscena nostalgia se revuelca contra ella. Que hace tiempo que cambió el mucho que perder por el poco que sobrevivir.

Que las relaciones desiguales le impusieron crueles complejos machistas. Que por eso tiembla.

Conmigo destapó una versión de ella que ya no recordaba. Porque su imposición era pesada y manipulaba ideas contradictorias.

Los comienzos de marzo le ayudaban a hablar en futuro. A entender que es posible aislarse tibia de un mundo enfermo mientras contemplas el vaivén embotellado del agua.

Juntos compartimos abiertas nuestras compuertas. Echamos horas en vida. Y libramos nuestros miedos en domingos infinitos.


Vídeo y letra originales de Oddey registrados en Safe Creative.

Música: Prelude No. 21- Chris Zabriskie

domingo, 27 de mayo de 2018

CREAR RECUERDOS (… o cómo dejar de desgastarlos)


CREAR RECUERDOS
(… o cómo dejar de desgastarlos)

Un celestino tuvo a bien imaginarlos una cena. Eran entes que inventaban turismo para disimular la oscuridad de sus viajes. Venus se abrió paso entre las nubes para ellos.

Juntos compartieron su admiración por la forma de la vainilla. Descubrieron que no era necesario decepcionar por anticipado. Desterraron el “quiero verte, pero no que me veas”. Como Love of Lesbian, eligieron de antemano un refugio al que poder ir a gritar. Renunciaron a desgastar recuerdos para empezar a crearlos. Guardaron como única esperanza que no acabara aquella noche.

Y se confesaron que nunca habían esquivado al sol bajo la alargada sonrisa de un ciprés.



Vídeo y letra originales de Oddey registrados en Safe Creative.

Música: Prelude No. 20- Chris Zabriskie

sábado, 12 de mayo de 2018

VIVE CONMIGO (…o cómo proponerlo en la otra punta del mundo)


VIVE CONMIGO
(…o cómo proponerlo en la otra punta del mundo)

Las flores, como casi siempre, no son más que un ensayo. Las he dejado adelantarse porque –aunque cruel- los dos sabemos que tienen los días contados. Sólo deseo que de ellas sobreviva tu sonrisa; y que si puede ser, la mandes a recogerme al aeropuerto.

Me acuerdo de ti. Y además tengo el defecto de hacerlo a diario. Por eso he creído que estas flores deben representar nuestro último simulacro de convivencia. Después yo ocuparé, si quieres, su lugar. Sin más ensayos. Para siempre. Contigo.




Creación original de Oddey registrada en Safe Creative.

miércoles, 2 de mayo de 2018

INVISIBLE (… o cómo dejar de serlo)

INVISIBLE

(…o cómo dejar de serlo)


Invisible, en la copa menos arbolada de la más inoportuna reflexión, es fácil disfrutar del no siempre deseado aroma del recuerdo más frágil con el que podemos contar.

El denigre de la sensatez entre medias de un quiero, pero no puedo. Un lienzo arrojado que convive con la certeza de que no volverán a buscarlo. Incluso de que nadie preguntará por él.

Mis recuerdos te cedo, aunque ciego crea que aún los necesito. Y es que viento pasado no sólo mueve molinos; también los tumba.

Son esas sensaciones no invitadas las que con mayor descaro cumplen su amenaza de persistir. Sólo a veces su promesa de tener hora. Y casi nunca se las hace tarde.




Vídeo y letra originales de Oddey registrados en Safe Creative.

Música: Prelude No. 20- Chris Zabriskie

viernes, 9 de febrero de 2018

NUESTRO ÚLTIMO VIAJE (…o cómo diagnosticar una rotura cuando se ha enfriado el golpe)

NUESTRO ÚLTIMO VIAJE
(…o cómo diagnosticar una rotura cuando se ha enfriado el golpe)

Habían cruzado las nubes y un sol radiante inundaba el interior del avión. Volar fue su forma de observarse envueltos en pensamientos despojados de ovación. Se elevaron con la tranquilidad del que se sabe injustamente ingenuo. Inmediatos sintieron que aún portaban, ocultos, sutiles ambientes enrarecidos. Se habían regalado impureza en la más débil de sus últimas estaciones.


Sin embargo, y por última vez, lograron soñarse levemente parecidos. Sólo, al consentirla morir, tuvieron constancia de su ya asolada felicidad. Pero nunca consiguieron, al contrario que su avión, cruzar aquella capa de nubes. De nubes eternamente negras.




* Creación original registrada por Oddey_ en Safe Creative.

miércoles, 24 de enero de 2018

ECHARTE DE MENOS (… o cómo meterte de más)

ECHARTE DE MENOS
(… o cómo meterte de más)

Siempre tuve miedo al insomnio, a ese estado de falsa hibernación que aflora en la oscuridad. Hasta que aprendí a dominarlo.

Ahora desordeno personajes de mi vida.

Les fundo el plomo de los pies. Me bebo el zumo de sus frutas azules. Les rompo el hielo en la cabeza. Y mientras les pinto su cara con acuarelas, me como las castañas que a traición les voy metiendo en el fuego.
Vuelvo a la realidad, cocino sus egos y pellizco sus miedos. Disfruto viendo cómo aprenden a tragarse las pastillas de tres en tres, con su propia saliva, mientras ordeno a mi gato que se lleve su agua.

Es tan hermoso mojar pan en el desconcierto enemigo que me permito diseñar las horas exactas de sus muertes. Mato de éxito y les devuelvo su infancia a las cigüeñas. Y dejo de echarte de menos; para poder meterte de más.


Vídeo y letra originales de Oddey registrados en Safe Creative.

Música: Prelude No. 19 - Chris Zabriskie

viernes, 12 de enero de 2018

CARTAS A DESTIEMPO (… o cómo vomitar explicaciones caducadas)

CARTAS A DESTIEMPO
(… o cómo vomitar explicaciones caducadas)

Cuando las historias desvanecen, es complicado acomodar explicaciones; sobre todo porque nadie las espera.

No asumir, con cierta dignidad, que acariciamos ser ya dos antiguos conocidos que simulan distracciones para evitar tener que compartir incómodas vaguedades. Ni tampoco admitir que, probablemente, eso tú ya lo hayas aceptado.

El plan era saldar a mano aquella carta que a veces reclamabas. Y averiguar si así –al menos tú- eras capaz de sentir alivio.

Y es que llevo tiempo tomándome en serio tópicos de los que antes renegaba.

Que duelen los propósitos; todo lo que no se llega a hacer. Que también duele sospechar que se pueda vivir por imitación. O especular con cómo pudiera haber sido, o con cómo pudiera ser.

Vivir en espiral genera memorias que -bien reales o proyectadas- resultan angustiosas: las estaciones, las islas, las décadas, las palabras inventadas…, asomarse a la ventana, protegerse en los portales…, querer escuchar música y abandonar porque toda está significada; porque así lo decidimos juntos incluso cuando bailábamos haciendo la cama.

Desconocía que hasta la fiebre -si fue compartida- puede provocar sensaciones más allá del mero escalofrío.

El otro día tuve consciencia, por circunstancias que no vienen al caso, de que quién confía en ti ya nunca podría hacerlo en mí. Cuesta asimilar que eso sea algo tan justo como lógico. Pero sí...

Por eso intuyo que ya no hay nada que saldar; y que en mi caso sobra la mayoría.

Porque aunque a veces haya intentado pensarme inmóvil, todo ha seguido avanzando a un ritmo que ya no pesa; que ya no late.

Si en nuestras vidas representásemos porcentajes, ya nunca tendría dos dígitos en la tuya. Hace demasiado que las circunstancias nos obligan a restarnos, a contarnos sólo hacia atrás; y es algo contra lo que nunca llegamos a protestar de manera oficial.

También para escribir es necesario sentirse con derecho; sentirse autorizado. Pero tú sabes que yo llevo tiempo sin estarlo.

Y eso era todo…

Te deseo lo mejor.







Creación original registrada por @Oddey_ en Safe Creative.

viernes, 5 de enero de 2018

UNA AMIGA (… o cómo descubrirla en la actualidad)

UNA AMIGA
(… o cómo descubrirla en la actualidad)

Prohibir la palabra tiempo ante cualquier tipo de arranque, aunque haya pasado más de lo que quisieras.

Permitirle utilizar tu móvil y enseñarle tus cicatrices; las que no se ven.

Revelarle las reseñas y los elaborados enigmas con los que proteges tu intimidad de las demás.

Colaborar juntas en una segunda adolescencia más extrema y descontextualizada.

Participar del colapso de nuestros cuerpos ante abundancias consumadas a destiempo y con exceso nocturnidad.

Compartir cama supletoria en la habitación donde juntas estudiamos la carrera. Exhalar e impregnar las paredes de todo lo bebido; y de todo lo vivido.

Eso –hoy- sigue siendo una amiga. Un amiga que, como tú, no sabe que se hace mayor. Y que le importa casi la misma mierda que a ti.


Porque siempre guardaré con celo aquel regalo inútil que me enviaste desde Letonia.



Creación original registrada por @Oddey_ en Safe Creative.

miércoles, 3 de enero de 2018

LITURGIA SUICIDA (… o cómo no causar una mala impresión)

LITURGIA SUICIDA
(… o cómo no causar una mala impresión)

El suicidio es una febril espiral de locura maniatada que actúa como freno natural ante sus propias pretensiones. Si nos robaran la eterna oportunidad de arrancarnos la vida, rehusaríamos constantemente de nuestro imperecedero derecho a vivir. Si el suicidio no existiera, tendríamos que inventarlo. Por pura supervivencia.

Esa misma reflexión se hizo mientras que, con riguroso orden, desplegaba su liturgia autodestructiva. Había conseguido incomunicar sus ansiedades. Todas menos una. Por eso hizo el equipaje. No le inquietaba la muerte; pero sí que su rastro vital pudiera dejarle en mal lugar.

Pero no era él mismo en su garaje, uniendo con esmero -manguera mediante- el tubo de escape a la ventanilla del copiloto, lo que hacía más seductora aquella escena; sino el vacío: no había objetos. Ni tan siquiera estaba vestido. Sólo silencio adornado con el alarmante rumiar de su aleatorio caminar descalzo.

Dominar con exactitud el año, mes, día y hora de su fallecimiento; la más noble de sus acordadas intenciones.


En el coche se rodeó de los suyos: restos de comida de la última semana y hormigas. También una maleta de la que goteaba hidróxido de sodio. Y el soporte de un trofeo con la siguiente inscripción: no seré una persona normal pero… ¿lo fui en algún momento?




Creación original registrada por @Oddey_ en Safe Creative.

lunes, 1 de enero de 2018

UN DICTADOR HABITA EN MÍ (…o cómo poner nombre a la autodestrucción)

UN DICTADOR HABITA EN MÍ
(…o cómo poner nombre a la autodestrucción)

Su única meta era la de saber posicionar las miradas. Servirlas en bandeja con gestos y desplantes; con calculada y medida elegancia. En el fondo; el más puro vacío existencial.

Tenía claro que lo único importante era que nada raro se notase. Mas al contrario; que siempre pareciera que no.

Un ser humano ladino e inconsistente; expuesto a cualquier tipo de vaivén emocional.

Poner fin a una vida, quemar los colchones en los que agonizaron sus últimos recuerdos activos de la infancia. Y mirar a la llama llorando, sentado;  sujetándose fuerte las piernas.

Preguntándose cuántos minutos habría perdido escuchando canciones que abusan sin sentido del concepto de “días grises”.



Creación original registrada por @Oddey_ en Safe Creative.

martes, 26 de diciembre de 2017

FELICIDADES, AMIGA (… o cómo enfrentar desde el escepticismo la certidumbre de cumplir años).

FELICIDADES, AMIGA
(… o cómo enfrentar desde el escepticismo la certidumbre de cumplir años).

Aunque sepas que no soy la persona más apropiada para adornar instantes como los que vienen, imagina que todos podemos sentirnos tan eternos como queramos. 

Que tal vez la certidumbre de cumplir años -y la de quien deja de hacerlo- nos ayude a recordar que no estamos atrapados en el tiempo; que al contrario de lo que nos quieran vender, sí que nos espera.

Eres especial. Por eso -aún ante lo más inadvertido- siempre serás capaz de crear reflexiones objetivas y agradables.

Últimamente se me repite demasiado la frase de la película Los Amantes del Círculo Polar que dice: “Se puede correr hacia atrás, unas horas atrás… una vida…”, pero con un no muy grande al comienzo.

Sé que puede ser angustioso sentir como el simple paso del tiempo difumina momentos que, quizá alguna vez, nos pertenecieran; momentos de los que –dado nuestro peculiar modo de entender la vida- apenas tuvimos consciencia de disfrutar.

No soy el más indicado para ofrecer lecciones de autoayuda, pero quizá debiéramos hacer un esfuerzo por disfrutar del presente. Aunque sólo sea porque ya sabemos que es completamente falso que se pueda vivir hacia atrás.


Desde el más absoluto de los escepticismos y desde la más cuerda de todas mis contradicciones: felicidades, amiga.


Creación original registrada por @Oddey_ en Safe Creative.

lunes, 25 de diciembre de 2017

LOS ÚLTIMOS AMIGOS (… o cómo poner fin a tu velada en ausencia de Prozac)

LOS ÚLTIMOS AMIGOS

(… o cómo poner fin a tu velada en ausencia de Prozac)

En mitad de la cena, con la mirada perdida, se concedió una copa de vino y, exhibiéndola, se puso en pie sobre su silla. Desde allí, reivindicó el derecho a la eutanasia para las enfermedades del alma. Por ellas propuso un brindis; y el silencio se adueñó de una velada que convirtió en su función.

Ante todos conmemoró que su misión fuera llenar los colectores de sus vidas de lágrimas intensamente rojas. Y que se arrepentía de no haber vivido siempre con los ojos cerrados.


Acto seguido rompió la copa y, sirviéndose de sus pedazos, los abandonó. En su presencia y para siempre. No hubo postre.


Creación original de Oddey registrada en Safe Creative.

domingo, 26 de noviembre de 2017

ABANDONADO (… o cómo querer reservarlo)

ABANDONADO
(… o cómo querer reservarlo)

Le daba miedo distanciarse del pasado, apartarse tanto de él que pudiera llegar a sentir que ya no le pertenecía. No ser capaz de reconocerse en él.

Que le olvidaran aquellos que alguna vez le rodearon. Incluido él mismo.

Por eso era tan prudente de su intimidad; y siempre conservaba en la recámara una mentira estandarizada, universal, apta para todas las situaciones que imaginaba.

En la sala de espera de todos los psiquiátricos que visitó le gustaba anticipar que su problema era el insomnio.

Que prefería las cartas manuscritas a los fríos correos electrónicos; a pesar de lo doloroso que le resultaba ocultar que nunca había recibido correspondencia.


E inventaba que tenía prisa, siempre mucha. Y que le estaban esperando.



Creación original de Oddey registrada en Safe Creative.

CONVIVENCIA ABRASADA (… o cómo ignorar que tu relación ha muerto)

CONVIVENCIA ABRASADA
(… o cómo ignorar que tu relación ha muerto)

Comenzaron a recorrer ciudades de esas que guardan supersticiones antihigiénicas que mantienen vivo su atractivo turístico. Dejaron de rozar sus labios; para besar los pies a multitud de estatuas tan desgastadas como su propia historia.

Entendieron que así se podría despistar a la realidad.

Y es que es cierto que nunca creyeron fielmente en el uso de la palabra. Por eso continuaron infectando su entorno de medias verdades.

Como los liberales, matizaron sus fronteras. No así sus negocios individuales, cada vez más sexuales y primarios, ajenos ya a la magia proteccionista de sus primeros años como pareja.


De su convivencia, ya sólo les preocupaba qué pensaría el gato al escuchar el desprecio velado con el que ambos habían decidido abandonarse. Romperse.


Creación original de Oddey registrada en Safe Creative.

FUIMOS (… o cómo referirme a lo que intentamos ser)

FUIMOS (… o cómo referirme a lo que intentamos ser ) Recuerdo nuestros excesos literarios en la cama. Nos repaso deformando nuestras...