domingo, 26 de noviembre de 2017

ABANDONADO (… o cómo querer reservarlo)

ABANDONADO
(… o cómo querer reservarlo)

Le daba miedo distanciarse del pasado, apartarse tanto de él que pudiera llegar a sentir que ya no le pertenecía. No ser capaz de reconocerse en él.

Que le olvidaran aquellos que alguna vez le rodearon. Incluido él mismo.

Por eso era tan prudente de su intimidad; y siempre conservaba en la recámara una mentira estandarizada, universal, apta para todas las situaciones que imaginaba.

En la sala de espera de todos los psiquiátricos que visitó le gustaba anticipar que su problema era el insomnio.

Que prefería las cartas manuscritas a los fríos correos electrónicos; a pesar de lo doloroso que le resultaba ocultar que nunca había recibido correspondencia.


E inventaba que tenía prisa, siempre mucha. Y que le estaban esperando.



Creación original de Oddey registrada en Safe Creative.

CON ROSTRO AJENO (… o cómo comprendernos con aquella enfermedad del alma)

CON ROSTRO AJENO (… o cómo comprendernos con aquella enfermedad del alma) Entró a su alcoba. Miró su retrato y comprobó que sus ojos ...